bienvenido Spain welcome English binvenue French willcommen German benvenuto Italian welkom Dutch bem-vindo Portuguese добро пожаловать Russian

ترحيب Arabic

歓迎 Japanese 환영 Korean 歡迎 Chinese Simplified


- Traductor - - Translater -

domingo, 29 de junio de 2014




MALAGA
- Las Casillas de Diaz -






La desvencijada aldea de Casillas de Díaz fue allá por mediados del siglo XX un populoso núcleo habitado por gentes sencillas y agricultores.
Casillas de Díaz parece estar viviendo una segunda juventud.
De entre las ruinas han empezado a surgir nuevos hogares estables. La mayoría de ellos se levantan sobre las casas caídas de antaño, dando al conjunto un aspecto pintoresco en el que se funden pasado y presente.
Actualmente unas seis familias viven allí de forma permanente, mientras que, si se cuentan las que residen por temporadas o pasan los fines de semana, alcanzan la treintena.
























El origen de Casillas de Díaz está bien documentado, las primeras referencias datan de 1847. «La casa original perteneció a un hombre llamado Antonio Díaz. Después se fueron asentando el resto de las viviendas alrededor y de ahí el nombre actual».
Aunque no hay cifras concretas sobre el censo, en su época más populosa (seguramente la primera mitad del siglo XX), allí podrían vivir más de doscientos vecinos.
En la actualidad, todavía pueden apreciarse los muros de más de medio centenar de aquellas casas, que antiguamente contaban con pequeños minifundios en los que se cultivaban sobre todo viñedos y olivos.












































A partir de los años 50 y 60, las oriundos de Casillas de Díaz empezaron a marcharse. La agricultura y la ganadería ya no daban para vivir y los que todavía se dedicaban a ello se mudaron a las nuevas barriadas para campesinos que construyó cerca el Gobierno, como Zalea y, sobre todo, Cerralba, donde todavía quedan nativos de la aldea.
También en Sierra de Gibralgalia, que es el núcleo urbano más cercano y que forma parte del término municipal de Cártama. La jurisdicción de Casillas de Díaz también tiene su curiosidad. En su día formaba parte de Gibralgalia, cuando esta era una entidad local autónoma. Después, el territorio se dividió y parte de las viviendas pasaron a formar parte del término de Cártama, aunque la mayoría ahora pertenece a Pizarra.












































Los pocos habitantes de la zona están convencidos de que una mejora notable en los servicios básicos supondría atraer todavía a más gente. Aunque, en realidad, casi todos ellos reconocen que lo que más les atrajo de Casillas de Díaz fue precisamente la casi ausencia de vecinos y su aspecto de aldea anclada en el tiempo, la mayoría de los actuales propietarios tuvieron que recurrir a cuadrillas de obreros para reformar las antiguas casas, que compraron por cuatro duros. Así lo hizo Spencer Mitchell, un británico que lleva allí desde 1999 y que todavía está de reformas, aunque su casa sí está prácticamente acabada. La suya es una de las tres familias de extranjeros que han convertido a Casillas de Díaz en un núcleo poco poblado, pero cosmopolita.




































La llegada del agua corriente y el arreglo del acceso podrían terminar por impulsar definitivamente el proceso de repoblación que se inició hace 11 años. Tal vez entonces los nuevos colones retomen incluso la tradición de reunirse en las calles para celebrar la Noche de San Juan, como hacían sus primitivos vecinos.












(Visita realizada el 16 de Mayo de 2014)


(Fuente de información)
DIARIO SUR