bienvenido Spain welcome English binvenue French willcommen German benvenuto Italian welkom Dutch bem-vindo Portuguese добро пожаловать Russian

ترحيب Arabic

歓迎 Japanese 환영 Korean 歡迎 Chinese Simplified


- Traductor - - Translater -

martes, 14 de febrero de 2017




- FUERON PUEBLOS -


SALAMANCA
- Otero de María Asensio -




"No es que decidiera dejar el pueblo, es que no había más que hacer allí"

Un salmantino nacido en Otero de María Asensio narra cómo era su localidad antes de convertirse en un pueblo fantasma

Hace ya un tiempo logré contactar gracias a Internet con un vecino nacido en Otero de María Asensio allá por 1940. Se trata de un poblado cercano a Carpio Bernardo, situado entre la urbanización Los Cisnes y Machacón, convertido ahora en un pueblo fantasma en el que apenas se conserva en pie la espadaña de lo que fue la ermita de San Vicente.

Esta persona originaria de Otero de María Asencio, Daniel, me contó cosas muy interesantes que he recogido en esta entrevista titulada "Uno de María Asensio".

Pregunta: ¿Qué se siente al ver Otero en este estado?
Daniel: Es una pena, que nadie se haya encargado de no dejar morir este pueblo. Hasta hace unos meses el arco de la ermita aún estaba de pie y mira ahora.

P: Naciste en Otero de María Asensio en 1940, ¿cómo era la vida allí?
D: En 1940 vivían en el pueblo unas 27 familias, que dicho así parece poco, pero date cuenta de que cada familia tenía entre 6 y 10 hijos, ¡Antes no había tele! Todos los habitantes teníamos parentesco entre nosotros, aquí vivían mis tíos, mis padres. Principalmente nos dedicábamos a la agricultura y a la ganadería, aunque era una agricultura a mucha menos escala de lo que se conoce ahora. La tierra nos daba de comer.

P: ¿Cómo era el pueblo?
D: No tenía una estructura definida, eran unos cuartos pegados los unos a los otros en los que vivíamos y se guardaba el ganado en su mayoría cerdos, ovejas y gallinas que nos daban lo necesario para poder comer. Las calles no eran calles sino vías, es decir, el camino de Calvarrasa, el camino a Carpio. Date cuenta que este pueblo está situado en un cruce de caminos y las calles no eran más que prolongaciones de esos caminos.

Aún recuerda Daniel los nombres de todos los habitantes y lo ha plasmado en un plano que ha trazado él mismo. En este mapa se pueden ver anotaciones cómo "la casa del tio Antonio", "la cuadra de las ovejas", "la charca", "el pozo"

P: ¿Por qué decidiste dejar el pueblo?
D: No es que yo lo decidiera, es que por el año 1965, que tenía yo 25 años, no había mucho más que hacer por aquí. Los vecinos tuvimos que irnos en busca de mejores condiciones. Cuando mi madre murió ahogada en el pozo (afirma señalando en el plano el pozo donde cayó) me fui con mi padre a Calvarrasa de Arriba. Allí permanecí unos años, pero me tuve que buscar la vida y salir de Salamanca. Decidí irme a Bilbao a trabajar y, finalmente, ahora que ya estoy jubilado disfrutando de mis nietos, vivo en Madrid.

P: ¿Recuerdas los pueblos de alrededor?
D: ¡Claro! Siempre que podíamos nos escapábamos un día para ir a las fiestas del pueblo más cercano. En Machacón, por ejemplo, siempre nos daban un vaso de vino y un par de pastas cuando eran las fiestas. Recuerdo de Carpio también lo mismo, escuchábamos misa y después nos daban un mantecado. Con esto volvíamos a casa muy contentos. ¡Ya ves con que poco nos conformábamos!

P: ¿En Otero de María Asensio hacíais fiesta?
D: Sí, sí, el patrón de Otero es San Vicente y lo celebrábamos el 22 de enero todos los años. No era una gran fiesta, solamente subíamos al campanario de la ermita los más jóvenes y tocábamos la campana.

P: ¿No había dos campanas? El campanario tiene dos arcos para albergar sendas campanas.
D: (Risas) ¡Qué va! Es un error muy común pensar que había dos campanas, pero lo cierto es que sólo había una, eso sí, era enorme y estaba en el arco derecho. El otro arco, estaba vacío. Recuerdo tener que subir al campanario por unas escaleras que había por dentro de la ermita y tocarla para llamar a la gente a la misa.

Al despedirnos, no puedo por menos que agradecerle un testimonio tan gráfico de lo que fue Otero de María Asensio y por trasladarnos a aquella época en la que el pueblo tuvo vida. Ahora sólo quedan los vestigios de la ermita y las lindes de las casas que conformaban el pueblo.


- Extraido de la Gaceta de Salamanca -


http://www.lagacetadesalamanca.es/viva-mi-pueblo/villagonzalo-de-tormes/2016/01/25/decidiera-pueblo-habia/165476.html






































































































































































- autor fotografia -
Juan Ignacio Blazquez


(Visita realizada el 24 de Septiembre de 2016)